Desastre

Desastre

Historia y política de las catástrofes

Ferguson, Niall

$ 59,000.00
En stock
Editorial:
DEBATE
Materia
Historia
ISBN:
978-958-5132-32-0
Páginas:
352
Encuadernación:
Rústica con solapas
$ 59,000.00
En stock
Añadir a favoritos

INTRODUCCIÓN

17

Esta no es una historia de nuestra inaudita plaga posmoderna ni una historia general de las pandemias. Es una historia general del desastre, de todo tipo de catástrofes, desde las geológicas hasta las geopolíticas, desde las biológicas hasta las tecnológicas. Y es que, ¿cómo si no podríamos considerar nuestro desastre, cualquier desastre, desde la perspectiva adecuada?

1. EL SIGNIFICADO DE LA MUERTE


Si bien la esperanza de vida ha mejorado mucho en nuestra época moderna, la muerte sigue siendo algo inevitable y es, en términos absolutos, más común que nunca. Sin embargo, hemos puesto distancia entre nosotros y ella. En última instancia, no solo sobre cada uno de nosotros como individuos pende una sentencia de muerte, sino también sobre la humanidad en su conjunto. Todas las religiones del mundo, y toda una serie de ideologías seculares, retratan este escalón, este fin de los tiempos, como algo más inminente (aparte de inmanente) de lo que realmente es. Lo que deberíamos temer de verdad es que acontezca una gran catástrofe, no la llegada del juicio final. De todos los grandes desastres de la historia de la humanidad, los mayores han sido las pandemias y las guerras.

2. CICLOS Y TRAGEDIAS

Las catástrofes son impredecibles por naturaleza porque, la mayor parte de las veces, los desastres (desde los terremotos hasta las guerras) no siguen una pauta de distribución normal, sino aleatoria o según leyes de potencia. Las teorías cíclicas de la historia no pueden soslayar este hecho. Los desastres son más similares a las tragedias; quienes tratan de advertirnos de ellos con su predicción suelen ser ignorados. Aparte de pre decir más desastres que los que realmente acaban sucediendo, las Casandras se encuentran ante si toda una desconcertante variedad de sesgos cognitivos. Al final, en situaciones de incertidumbre, la mayoría de las personas simplemente prefieren ignorar la posibilidad de que dicha catástrofe pueda afectarlas a ellas en particular. «Las campanas del Infierno hacen din, din, din por ti y no por mí, una cancioncilla que cantaban los soldados británicos durante la Primera Guerra Mundial, es la melodía característica de la humanidad.

3. RINOCERONTES GRISES, CISNES NEGROS Y REYES DRAGÓN 91

En ocasiones podemos prever la cercanía de un desastre (los rinocerontes grises), pero, aun cuando consigamos predecirlos, hay algunos que al precipitarse sobre nosotros parecen completamente inesperados (los cisnes negros), y unos pocos tienen consecuencias, más allá del exceso de mortalidad que producen, que los vuelven especialmente singulares (los reyes dragón). Los desastres no son «naturales» o «provocados por el ser humano». Decisiones como la de construir en zonas con posibilidades de sufrir una catástrofe -por la acción de un volcán, en una falla, en terrenos inundables junto a un río son las que hacen que la mayoría de los desastres naturales sean, en algunos aspectos, provocados por el ser humano. Considerado en términos de pérdidas de vidas, el lugar donde ocurren más desastres es Asia. Visto según los criterios asiáticos, el gran desastre estadounidense no ha sido tan desastroso.


4. EL MUNDO DE LAS REDES


El factor decisivo de la magnitud que pueda alcanzar un desastre es si se produce contagio o no. Por tanto, tan importante como las propiedades innatas de un patógeno o cualquier otra cosa (una idea, por ejemplo) que pueda pro pagarse de manera viral es la estructura de la red social que encuentra. Los humanos descubrimos la eficacia de las cuarentenas, el distanciamiento social y otras medidas que hoy denominamos intervenciones no farmacológicas mucho antes de que comprendiéramos adecuadamente la verdadera naturaleza de las enfermedades que deseábamos combatir, desde la viruela hasta la peste bubónica. El objetivo esencial de tales medidas es modificar las estructuras de la red para que el mundo no sea tan pequeño. Estas modificaciones pueden producirse como adaptaciones espontáneas, pero normalmente deben ser ordenadas de forma jerárquica.

5. EL ENGAÑO DE LA CIENCIA

El siglo xix fue una época de grandes avances, sobre todo en el campo de la bacteriología. Pero no debemos caer en la tentación de interpretar la historia médica desde la historiografía whig Los imperios aceleraron el ritmo de la investigación sobre las enfermedades infecciosas, pero también el ritmo de la globalización de la economía mundial, lo que brindó nuevas oportunidades a unas enfermedades que no en todos los casos cedían ante las vacunas y los tratamientos. La gripe de 1918 fue una lúgubre revelación de los límites de la ciencia. Los avances que hagamos en nuestra comprensión de los riesgos pueden verse contrarrestados por una mayor integración y fragilidad de la red.


6. LA PSICOLOGÍA DE LA INCOMPETENCIA POLÍTICA.

Solemos atribuir demasiada responsabilidad por los desastres políticos, así como por los militares, a la acción de líderes incompetentes. Amartya Sen ha señalado que la causa de las hambrunas reside en la falta de rendición de cuentas de los gobiernos y en fallos del mercado que son evitables, no en la propia escasez de y que la democracia es la mejor cura para las hambrunas. Esa teoría podría explicar algunas de las peores ocurridas en el siglo y medio que va desde la década de 1840 hasta la de 1990. Pero ¿por qué deberíamos aplicar la ley de Sen solo a las hambrunas? ¿Por qué no al desastre cuya responsabilidad más se le puede atribuir al ser humano, la guerra? Resulta paradójico que la transición de los imperios a unos estados nacionales más o menos democráticos haya ido acompañada de tal cantidad de muerte y destrucción.

7. DE LA GRIPE DEL BOOGIE WOOGIE A ÉBOLA EN LA CIUDAD.

En 1957, la respuesta racional a una nueva cepa de gripe letal fue una especie de combinación de inmunidad de grupo y vacunación selectiva. No se decretaron confinamientos ni cierres escolares, a pesar de que la gripe asiática de 1957 fue tan peligrosa como la COVID-19 en 2020. El éxito de la respuesta de Eisenhower reflejó no solo la agilidad del Gobierno federal de aquella época, sino también el contexto de la Guerra Fría, de mucha mayor cooperación en temas de salud pública. Sin embargo, los éxitos obtenidos en las décadas de 1950, 1960 y 1970 son engañosos. El VIH/sida puso de manifiesto los puntos débiles de los organismos nacionales e internacionales. Lo mismo ocurrió con el SARS, el MERS y el ébola, cada uno a su manera.

12

8. LA GEOMETRÍA FRACTAL DEL DESASTRE

Los accidentes ocurren, desde el Titanic hasta el Challenger o Chernóbil. Los desastres pequeños son como microcosmos de los grandes, pero, dada su menor complejidad, nos resulta más sencillo comprenderlos, La característica común de todos los desastres, ya se trate del hundimiento de un barco o del estallido de un reactor nuclear, es que suelen combinar un fallo del operador y un error de gestión. A menudo, el punto en el que las cosas fallan cuando tiene lugar un desastre no se encuentra en la cúspide del escalafón (la segunda líneas) ni en el punto de contacto directo con la interfaz humano-sistema (la primera línea»), sino en los mandos intermedios. Este es uno de los temas favoritos del físico Richard Feynman y una idea de aplicación general.

9. LAS PLAGAS

Al igual que tantas otras pandemias anteriores, la COVID-19 se originó en China. Pero la diversidad del impacto de la enfermedad en el resto de los países del mundo frustró todas las expectativas, Lejos de estar bien preparados para una pandemia, a Estados Unidos y el Reino Unido les fue bastante mal. Fueron países como Taiwán y Corea del Sur los que demostraron haber aprendido bien las lecciones del SARS y el MERS. Es tentador echar la culpa de las tribulaciones angloamericanas a la incompetencia de sus líderes populistas, pero lo que salió mal fue algo más de fondo. En ambos casos fracasó la burocracia de la sanidad pública. Además, el papel desempeñado por las plataformas de internet en la difusión de noticias falsas sobre la COVID-19 hizo que se produjeran adaptaciones deficientes y, a veces, directamente dañinas en el comportamiento público.

10. LAS CONSECUENCIAS ECONÓMICAS DE LA PLAGA.

El tránsito de la complacencia al pánico a mediados de marzo de 2020 llevó a que se decretaran confinamientos eco nómicamente demoledores en muchos países. ¿Fue esta la solución correcta para el problema que planteaba la COVID-199? ¿La respuesta es que probablemente no, pero eso no significa que el intento de Estados Unidos de regresar a la normalidad ese verano (una reapertura estúpida), a falta de las pruebas y del seguimiento adecuados, fuera más inteligente? El resultado, predecible fue una segunda ola más una recuperación. Menos predecible fue la erupción política casi revolucionaria en torno al tema del racismo, que tiene semejanzas sorprendentes con otros movimientos de masas detonados por pandemias anteriores.

11. EL PROBLEMA DE LOS TRES CUERPOS.


En términos generales, se considera que la crisis de la COVID-19 está condenando a Estados Unidos a un declive en compa ración con China, pero es probable que esta idea no sea correcta. Los imperios de nuestro tiempo-Estados Unidos, China y la Unión Europea- gestionaron muy mal la pandemia, cada uno a su manera. Cuesta ver por qué los países que si la gestionaron bien iban a desear unirse al panóptico imperial de Xi Jinping. En diversos aspectos, la crisis ha de mostrado la persistencia del poder estadounidense: en el plano económico, en la carrera por la vacuna y en cuanto a competencia tecnológica. Los rumores de la fatalidad del destino estadounidense vuelven a ser exagerados. Quizá debido a esta exageración, el riesgo no solo de una guerra sino también de una conflagración en toda regla, vaya en aumento. a fría,

INDICE

CONCLUSIÓN FUTUROS MOK KN) CREED ORVAA KOOTTORELL


No hay manera de que sepamos cuál va a ser el siguiente desastre. El modesto objetivo que deberíamos marcarnos es que muestras sociedades y sistemas políticos sean más resientes y en la medida de lo posible, antifrágiles de lo que son hoy en dia. Eso exige que alcancemos una mejor comprensión que la que hoy tenemos de la estructura de la red y de las disfunciones burocráticas. Quienes están dispuestos a aceptar un nuevo totalitarismo de vigilancia ubicua en nombre de la seguridad pública no han comprendido que algunos de los peores desastres que se describen en este libro fueron causados por regímenes totalitarios.

Epilogo

Notas.

Agradecimientos

Lista de ilustraciones.


Índice alfabético

Por su naturaleza, los desastres son difíciles de prever. Pero hoy deberíamos estar mejor preparados contra las catástrofes de lo que lo estaban los romanos cuando estalló el Vesubio o los italianos medievales cuando golpeó la Peste Negra. Después de todo, nosotros contamos con la ciencia. Sin embargo, la respuesta de la mayoría de los países desarrollados ante un nuevo patógeno de origen chino fue más bien chapucera. ¿Cómo fue posible? Si bien los gobernantes populistas han tenido un desempeño deficiente frente a la pandemia, Niall Ferguson sostiene que estaban en juego patologías previas arraigadas, ya visibles en nuestras respuestas a desastres del pasado. Desastre ofrece no solo una historia, sino una teoría general de las catástrofes. Como muestra Ferguson, los gobiernos deben aprender a ser menos burocráticos y más resilientes si quieren evitar la ruina inminente de un declive irreversible.?

Artículos relacionados

  • Occidente conquistó el mundo y empezó a perderlo
    Caballero, Antonio
    "Hace veinte años, cuando se publicó la primera edición de este libro, se celebraba en todo el mundo el final del segundo milenio. Se trata, claro está, de una pura convención, fijada arbitrariamente y con varios siglos de retraso por los reformadores cristianos del calendario para hacer coincidir el año uno (aproximadamente) con la fecha del nacimiento de Cristo. Una convenció...
    En stock

    $ 49,000.00

  • Recorridos de la historia cultural en Colombia
    Cepeda Sánchez, Hernando / Vargas Álvarez, Sebastián.
    DetallesEL LIBRO QUE EL LECTOR TIENE en sus manos recoge quince años de experiencias investigativas en el campo de la historia cultural. A modo de conmemoración, este volumen presenta trece textos, producidos a lo largo de una década y media de labores académicas del grupo de investigación Prácticas Culturales, Representaciones e Imaginarios. Inicialmen-te pensado como un equip...
    En stock

    $ 50,000.00

  • Memorias, historias y olvidos
    Román Romero, Raúl / Vidal Ortega, Antonio
    DetallesEl libro explora el tema de la memoria y las múltiples formas como se elaboran los relatos del pásado en eL ArchipiéLago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, en él se analizan varias coyunturas históricas de trascendental importancia para el Caribe Colombiano. La primera tiene que ver con la recuperación del territorio por parte de España a finales del siglo XVI...
    En stock

    $ 56,000.00

  • Amazonia 1900-1940
    Zárate Botía, Carlos
    DetallesESTA OBRA INTENTA RECONSTRUIR el prolongado conflicto fronterizo que enfrentó a Colombia con Perú, y a estos con los demás países de la gran Amazonia, principalmente Brasil, por la definición y demarcación de sus espacios nacionales en la Amazonia, proceso que tuvo lugar desde los comienzos de! periodo republicano, e incluso antes, hasta las primeras décadas del siglo p...
    En stock

    $ 55,000.00

  • Facultad de Ciencias
    Cubillos Alonso, Germán / Amat-García, Germán / Betancourt, Francisco Julián
    DetallesEste libro se propone responder a esas preguntas, haciendo una descripcio´n de la meca´nica de Newton dirigida a la comprensio´n del movimiento de los cuerpos celestes.Siete profesores de distintas unidades académicas básicas de la Facultad se ocupan de dar a conocer y analizar la génesis y la consolidación de la Facultad de Ciencias desde sus inicios, y de reflexionar ...
    En stock

    $ 50,000.00

  • La conquista del espacio público en Bogotá (1945-1955)
    Carreira, Ana
    En las ciudades latinoamericanas, es manifiesta una puja permanente entre unos que persisten en restringir e imponer una forma de usar los espacios públicos, y otros que luchan por conquistar el derecho a vivir y disfrutar de la ciudad. En Bogotá, El Bogotazo (1945 y 1955) aceleró un proceso que venía sucediéndose de transformación urbana y arquitectónica basado en una lógica m...
    En stock

    $ 45,000.00